The Pentecostals of Honduras

"The Place Where Good Things Are Happening"

Yamaranguila, Intibuca 
(El Obispo)

Our most recent church plant in Honduras is the congregation in the city of Yamaran-guila.  Yamaranguila is a beautiful city nestled in a the central mountainous region of the country, and is a stronghold of Catholicism.


For more than two years, God had placed a strong burden for this area of Honduras in our hearts. In April of 2016, God opened a door for us to rent a house near Yamaranguila in a placed called El Obispo. Our plan was to spend a month there encouraging the two churches that were already established nearby (San Miguelito and Callejones).


During our time in El Obispo, the entire family began to feel a burden for the city of Yamaranguila and El Obispo.  In August of the same year, God provided for us to put a down payment on the property we had rented in El Obispo. In March of 2017, we returned to El Obispo for 3 months and began to reach out to different members of the community.  


God opened a door one day when we met a young lady named Elsie. We invited her to a bible study and the rest is history!  She is part of a large family, and she began to invite several of them to our meetings. When it came time for us to return to La Ceiba, where our headquarters church is located, there was a small group of people that needed pastoral care.


At the end of May, we asked Bro. Elder Rios, a young minister from Olanchito, if he and his family would be willing to go to El Obispo for a month to care for the congregation.  With the approval of their pastor, Bro. Adan Hernandez, they went with hearts open to God's calling.

During the month they were there, the group doubled in size, and some were baptized. Two months later they moved to El Obispo to be the full-time pastoral family of the church in Yamaranguila/El Obispo. God has continued to bless the work and given them a love for the people there. We are living in exciting times!

Nuestra iglesia más reciente en Honduras es la congregación en la ciudad de Yamaranguila. Yamaranguila es una hermosa ciudad enclavada en la región montañosa central del país, y es un bastión del catolicismo.


Por más de dos años, Dios había puesto una fuerte carga para esta área de Honduras en nuestros corazones. En abril de 2016, Dios nos abrió una puerta para alquilar una casa cerca de Yamaranguila en un lugar llamado El Obispo. Nuestro plan era pasar un mes allí animando las dos iglesias que ya se habían establecido allí cerca (San Miguelito y Callejones).


Durante nuestro tiempo en El Obispo, toda la familia comenzó a sentir una carga para la ciudad de Yamaranguila y El Obispo. En agosto del mismo año, Dios nos proveyó el pago inicial para la compra de la propiedad que habíamos alquilado en El Obispo. En marzo de 2017, regresamos a El Obispo por 3 meses y comenzamos a acercarnos a diferentes miembros de la comunidad.


Dios abrió una puerta un día cuando conocimos a una joven llamada Elsie. ¡La invitamos a un estudio bíblico y el resto es historia! Ella es parte de una gran familia y comenzó a invitar a varios de ellos a nuestras reuniones. Cuando llegó el momento de regresar a La Ceiba, donde se encuentra nuestra iglesia principal, quedaba un pequeño grupo de personas que necesitaban atención pastoral.


Al final de mayo, le preguntamos al Hno. El Elder Ríos, un ministro joven de Olanchito, si él y su familia estarían dispuestos a ir a El Obispo durante un mes para cuidar a la congregación que estaba allí. Con la aprobación de su pastor, el Hno. Adán Hernández, fueron con los corazones abiertos al llamado de Dios.Durante el mes que estuvieron allí, el grupo creció al doble y algunos fueron bautizados. Dos meses después se mudaron a El Obispo permanente para ser la familia pastoral de tiempo completo de la iglesia en Yamaranguila/El Obispo. Dios ha continuado bendiciendo la obra y les ha dado un amor por la gente de allí. ¡Estamos viviendo en tiempos emocionantes!